Hombres cigüeña

DSCF4469.JPG

Desde  Ícaro el hombre a retado siempre a las aves en su afán de atrapar la capa azul del cielo bajo sus alas. Numerosas son las artimañas que ha creado con tal fin y aún así continua buscando esa experiencia única que solo las aves poseen; mantenerse en el aire sin motor alguno. Los hay que añaden algún que otro mecanismo para desplazarse, pero es el viento el encargado de desplegar sus alas y de hacerles vivir ese misterio “Volar”. Junto a la torre de la iglesia un parapente blanco se aproxima creando esa sinfonía de viento y de luz  que baila en las alturas mostrando el paisaje a sus pies.  ¡Quiero volar!. Tal vez estemos aun a años luz de conseguirlo realmente como los pájaros. Pero el hombre seguro que no dejara en su empeño por conseguirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s