Preparado para Bárbara

A media tarde de ayer el gigante intuyó que se aproximaban vientos huracanados. Y sin pensarlo dos veces sacó su sombrero. El sol picaba más que de costumbre, lo cual era una señal de que este idílico momento no tardaría en desvanecerse. Y así sucedía horas más tarde

Aunque el sol nos regalaba un ocaso expléndido desde la playa ese gigante silencioso ya tenía puesta su gabardina y su capucha. Lo demás ya veremos como termina, porque estamos en pleno baile con Bárbara y no sabemos las consecuencias que tendremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s