Susurros

La tierra nos habla y aunque no reconozcamos su lenguaje siempre ha sido así. Nos vanagloramos de saber tanto y qué poco sabemos de ese mundo al que pertenecemos. Tierra, desde donde nace todo y hacia donde nos dirigimos cuando nuestros días se acaban. Se toma muy a la ligera ese entramado que desde su centro nos sacude y nos condiciona. Con la gama de colores que la caracteriza se ve reflejado su diccionario natural que nos cuesta mucho descifrar. Cuánta riqueza y pulcritud se asoma a cada una de sus grietas y la sabia disciplina de su eco multidistante que nos responde cuando estamos cerca de ella. Las cuevas son como las grutas del tiempo que han ido perpetrando su simbología y su mensaje. Desde que el hombre es hombre son muchos los hallazgos que sin lugar a dudas nos han hecho comprender la profundidad de la vida. Y a veces nos hemos sentido atrapados por su misterio, cosa que nos hará recrearnos más en su belleza. Otras sin embargo carecemos de sentído y de admiración por sus susurros, su olor y su naturaleza. Las ventanas de la tierra están abiertas siempre, lo único que hemos de hacer es respetar esa esa intimidad que subyace dentro de ellas y considerarlas como parte de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s