Avanzar

Lo mismo que el velero que no detiene su rumbo frente a un sol cansino de agosto. Cuando las fuerzas no responden y la conciencia nos condiciona haciéndonos confundir todo lo que hemos soñado hay que avanzar. El rumbo de esa carta de ruta es primordial para traspasar penurias y contraindicaciones. Para creer en que lo vamos a conseguir. No caben reproches ni tampoco manipulaciones solamente con la certeza de que es el camino verdadero. El guiño del sol puede hacernos cambiar muchas veces de pensamiento pero quizás lo más apropieado es saber si realmente miramos bien en esa dirección, o por el contrario nos escondemos de aquello que con su estela de luz no queremos ver. Avanzar sin mirar atrás y saber cuado hay que tensar los mástiles de ese velero que poco a poco nos ha de llevar a buen puerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s