Fresca impaciencia

El agua procura ofrecernos esa fresca impaciencia que expande por nuestro rostro, por nuestras manos o simplemente a través de la cristalina mirada de sus espumas. Saltos de blanca paciencia que con mucha precisión elevan su esencia a lo más alto, a lo más inalcanzable pero que sin lugar a dudas se convierte el sabia doctrina. El estrépitoso ruido que inunda todo su enclave hace que sintamos en nuestra piel el sonar de su magnitud y el beso de su frescura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s