Octubre, sinfonía azul

Mis pies saben perfectamente que soy parte de la tierra y mi sangre es parte del mar… No hay ninguna parte de mí que exista por su cuenta, excepto mi mente, pero en realidad mi mente, es solo un fulgor del sol sobre la superficie de las aguas” D.H. Lawrence.

Montañas de Teno, Tenerife

Macizo de Teno, en el Noroeste de Tenerife./HANAH VALENTÍN

Tras el viento reojo de la prohibición las estaciones se suceden como la caída de las hojas de los árboles y las lunas con sus cielos de octubre. Detrás de todo está la verdad que se intuye o no pero la gran verdad de las cosas subyace a pesar de los contratiempos y los resquemores. Nada se escapa al resurgir de las mañanas del otoño ni tampoco a los ojos ya cansados de sus noches. Octubre, deleite del sol y remanso de poetas. décimo mes del año que abre sus fauces para tragarse lo bello de este mundo y luego descansa sobre la mullía almohada de las hojas. Perezoso octubre y a la vez repleto de estrofas casi rimar porque son tantas sus sensaciones que no hay tiempo para abarcar tanta belleza. Octubre plafón del cielo azul que enarbolas las cabelleras de oro de los pájaros y de las nubes convertidas en rizomas de luna. Los olvidos se terminan en las tardes amarillas del otoño y la fina lluvia se rompe contra un sol de enigmas y de encuentros. Ahora, sobre el verde césped los árboles me hablan y el añil de su rúbrica me inspira tanta melancolía bajo el divino poema de su silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s