No dejar a nadie atrás

Destacado

Famosa expresión que está en boca de quienes tienen en sus manos todo el poder de decisión para crear un mundo igual y no tratar de hacer fortuna con el esfuerzo de muchos. Pero parece que ha gustado y mucho la sintonía de dicha frase y cada vez se va debilitando la idea principal de tal concepto. Aquí, en ésta sociedad a la que pertenecemos nos va muy bien el fingir porque cuando queremos nada nos lo impide, ni tan siquiera nuestra conciencia. «No dejar a nadie atrás» ¿qué significado tiene en realidad? La razón y la verdad salen ahuyentadas con tanta verborrea barata porque al final siempre quedarán atrás los que menos tienen. Esos a los que un día les prometían grandes bondades y una vida acomodada a cambio de un voto. ¿Pero la gente se ha olvidado ya de esas promesas o si han de ir nuevamente a las urnas actuarán de la misma manera? No me atrevo a baticinar nada ya que la mente es muy cambiante y si ello conlleva un pequeño sacrificio mejor lo dejamos como está. Y así seguiremos viendo los paseíllos mediáticos, los rifirafes entre los partidos, los insultos en el Congreso y las entrevistas monopolizadas de las cadenas de televisión. Ahora hay mucho más que hacer y no que decir porque los problemas son tan enormes que apenas sabemos como manejarlos. El «No dejar a nadie atrás» ya suena más a otros cuentos, chinos o no, pero cuentos y como tales no habrá que creérselos.

Al cobijo

Destacado

Nuestra actitud mental es la que determina principalmente la calidad de vida. Buscamos proteción a cada paso y sin embargo muchas son la veces que nos hallamos desorientados, perdidos. La gaviotas descansan bajo el sol de la tarde sobre la roca y mirando al mar. Un sonido constante que les causa veradero sosiego tras largas horas de vuelo. La espuma bulle frente a ellas haciendo remolinos que desde las profundidades nos alertan o simplemente nos distraen. Recalan ahí para sentirse arropadas mientras el azul enmarca sus silueta. Muchos reductos y muchos caminos se extienden ahora frente a ellas que recogen la nostágica sensación de otros muchos paseos sobre el mar.