Crear la oportunidad

Destacado

Muchas veces deseamos que las oportunidades nos caigan desde el cielo sin mayor esfuerzo. Las pequeñas oportunidades son el principio de grandes logros. No se trata solamente de buscarlas concienzudamente porque podemos terminar abuerridos de buscarla. Pero también podemos crearlas nosotros mismos desde el fracaso ya que son los trampolines para superar ese tropiezo. Todos los días tienes sus “momentos mágicos” y a nuestro alcance para propiciar ese estímulo que nos ayuda a rrancar. Un deseo intenso crea, no solo oportunidades sino también sus talentos. En el momento en el que descubrimos la naturaleza esencial y sabemos quienes somos verdaderamente en ese conocimiento se encuentra la capacidad de realizar cualquier sueño que tengamos ya que somos la eterna posibilidad para conseguirlo. No hay fracaso sino camino. Si no acepto el camino, fracaso.

Hamman, el valor del agua

Destacado

¿Qué es un hamman?, es una forma de tomar un vaño de vapor que incluye limpieza del cuerpo y relajación. Al-hamma deriva del español Alhama y del portugués Alfama. Tuvieron un importante papel cultural en Medio Oriente y también por sus elemntos arquitectónicos. Las termas romanas son inspiración de tradiciones modernas del baño de vapor. Probablemente la más antigua del mundo data de la época de los Otomanos. En la España medieval era una costumbre social, un privilegio para la época. “El valor del agua” y su relación con la subsistencia de la vida. En los libros sagrados se hablaba de los vaños de vapor y el griego Galeano dijo que no había nada más purificador que un baño combinado. Lo seco y lo húmedo y lo esencial del cosmos tierra, agua, aire y fuego. La naturaleza es cambiante como el movimiento del agua. Un camino que no se agota. Un viaje que no comienza ni tampoco termina sino que forma parte de tí.

La nueva normalidad

Destacado

A estas alturas del año, cuando la luz del verano ya se había asentado en nuestras vidas y en nuestras casas el silencio interrogante de esta nueva normalidad nos confunde. Recónditos lugares de Tenerife (Playa de Buenavista) que encontramos tan vacíos y que sin embargo la inmensidad del mar trata de confortarnos con una estampa de paz. Escuchamos pero nos cuesta volver a ser los mismos ya que solo observamos tan poca actividad, parques casi vacíos y esa inseguridad de no saber muy bien qué tenemos por delante y si nuestros pasos marchan adecuadamente en los límites establecidos. En todo este escenario en el que algunos son víctimas de sus conductas erróneas mientras que los demás seguimos paso a paso esta ruta hacia la libertad sin propiciar nuevos contagios, nos encontramos con esa tórtola que se aproximó a nosotros dando un toque de ilusión esperanzada. No somos nadie frente a la inmensidad del mundo y de la vida, pero con un solo tropiezo podemos echar por tierra todo aquello por lo que vale la pena estar vivos.

 

La punta del iceberg

Destacado

Dicen que la punta del iceberg es lo que nos alerta de algo muy grande y de unas consecuencias muy alarmantes. Bajo la superficie se encuentra un mundo tan ajeto a nuestro conocimiento que se nos hace imposible llegar a calcular hasta donde llegamos para encontrarnos con ese límite de lo inconmensurable. No somos demasiado conscientes del abismo que existe entre lo poco que sabemos y la esa verdad todal donde todo se une y desde donde todo se expande. El origen y su trayectoría hasta hacerse visible nuestros ojos nos condiciona hasta el extremo de llegar a perdernos en su inmensidad. A años luz de distancia pero a tan solo un paso de aquello que creemos haber conquistado en ese espejismo del deseo.

Conciencia

Destacado

Tener conciencia de lo que hacemos nos aporta un don incalculable a la hora de lo que hagamos y para quien lo hagamos. Esa luz que habita en nosotros y que siempre nos da ese toque de atención cuando en realidad no estamos actuando como deberiamos hacerlo. Pero también la conciencia nos predispone para esa tranquilidad máxima cuando nuestros actos y también nuestras palabras son conscuentes con nuestras intenciones. Hoy la conciencia de muchos está algo trasnochada y otros ni tan siequiera saben como ejercitarla. Actúan sin más, desencadenando toda clase de circunstancias que pueden llegar a hacer demasido daño. Así como el ojo de Buda siempre está observando, nuestra conciencia se asemeja a él en una forma más de andar por casa. Pero ¿ creemos en verdad del potencial de nuestra conciencia? Tal vez algunos sepan adentrarse más en su valor interno de las cosas. Otros quizás necesitan de algunos retoques del destino y de la introspección para hacerse una idea más o menos elemental de lo que conlleva ser consciente en el más amplio sentido de la palabra. No sabemos valorarla demasiado y por eso la integridad del hombre actual se va convirtiendo en algo genérico. Mientras alguien nos observe podremos decir que hay tiempo para cambiar.

Un camino por andar

Destacado

La verdad es una tierra sin caminos pero sin ese camino no llegaremos a ninguna parte. Es nuestro instinto quien los lo traduce en cada uno de nuestros pasos. Ahora el camino está en ese término incierto que hasta un punto nos agobia y nos atemoriza. Ese caminar que tenemos que comenzar es la única razón de que sus márgenes constituyan el soporte y la garantía para seguir adelante. Trataremos de pronuciarnos hacia un lado u otro y así lograremos sentirnos mucho más independientes pero eso solo será un espejismo mediático que nos enseñará y también nos abrirá a nuevas ocasiones para contemplar nuestro futuro lo mejor posible. ¿Será dificil encontrar ese lugar perfecto para vivir? Solamente lo sabremos cuando lleguemos a él. Quizás la vida, el mundo, la naturaleza no hayan sido demasiado tenidas en cuenta hasta hoy que hemos descubierto esos otros mundos en el lado opuesto al estres, la angustia, la competitividad y sobre todo la intatisfacción. Hemos estado demasiado cómodos con lo que hasta hoy era la vida en todo su conjunto e ignonorábamos otras muchas cosas que se encontraban justo frente a nosotros. Pero hay tiempo para dar el primer paso en ese camino en el que hoy ya somos desconocidos porque todavía no hemos empezado a bordar ese sendero. Llegar es posible, solo que nuestro equipaje tendrá que estar mucho más alivido y receptivo frente a los cambios que deberíamos de adoptar.

El cuerpo del sueño

Destacado

Semejante a soñar es el devenir. Ese estado intermedio en el que se tiene un cuerpo mental y clarividente que pasa por todo tipo de experiencias. Y es en ese estado onírico donde también adoptamos una clase de cuerpo semejante al “cuerpo del sueño” y en el que vivimos todas las experiencias de la vida que imaginamos. En ese reino completo y deslumbrantemente puro donde nada se interpone y desde el que muchas de nuestras vivencias suelen sucederse se encuentra el dormir en el que los pensamientos se disuelven abriédose a la experiencia. Hoy la primavera entra en ese devenir y desde sus más sutiles efectos cuando comienza su decadencia. Apenas pudimos disfrutar con ella cuando llegó el pasado 21 de marzo ya que entró en nuestras vida de manera casi desapercibiada. Pero ha estado aquí y ahora se retira. Se cubre con esas nubes blancas y vergonzosas que la delatan por todas partes. Marchará con su perfecta luz mientras el hombre seguirá encontrandose con ella siempre que el tiempo recorra sus ciclos vitales en la naturaleza.

Ideas

Destacado

La naturaleza interior de cada uno es nuestro camino que nos ayudará a encontrar lo que buscamos en este viaje que ha fluído siempre desde nosotros. Algunas veces perdemos de vista ese vínculo pero siempre está ahí. A punto ya de abandonar el barco del confinamiento muchos nos preguntamos cual será la dirección de ese camino que un día redactamos en nuestra libreta de deseos y hoy puede que se vea algo alterado por causas ajenas a nosotros. Lo que sin dudar no debemos de hacer es abandonar esa ilusión con la que vivimos siempre, antes de éste periódo de tiempo, porque se convertiría en una derrota hacia nuestra meta de vida. Un mundo diferente pero a la vez conocido ya que es nuestro mundo, nuestra vida y también nuestro proyecto. Los cambios en las condiciones sociales que vamos a vivir originarán nuevas maneras de vivir, nuevas necesidades y también angustias. Pero esto hará surgir renovadas formas de afrontarlas. La entidad básica de toda sociedad es el hombre mismo, con sus temores y también con sus deseos. De todas esas ideas que han quedado congeladas frente a ventanas y balcones. Con noches de mal dormir e interrogantes cada día que subiamos las persianas se esconde el miedo a esa libertad, a esta nueva normalidad que se nos presentará despacio pero sabiendo que aunque casi todo siga igual no existe poder superior al del yo individual.

Underclass

Destacado

Mirando atrás, desde una perspectiva muy diferente la realidad se nos presenta como una bofetada fría y distante. Esos sectores degradados y excluídos socialmente que hoy sacan sus cabezas pidiendo ayuda frente a esta crisis sanitaria y social. Frente a esa ceguera del conocimiento que se tira como una pelota entre los que tiene la sartén por el mango y sin embargo no dejan que otros reciban esa ayuda. Pertenecer al pueblo llano (underclass) no es un delito porque son ellos los que se sienten bien viviendo en ese mundo que solo ellos conocen y del que no hacen demasiado por salir. Pero la salud y la vida está muy por encima de todo ese circo de cumbres políticas donde no se saca nada en claro y menos aún se tiene en cuenta todas estas circunstancias. A esa ciencia sin conciencia donde solamente el que tiene poder puede llegar a adquirir la salvación a sus males quiero enviarles pensamiento. Hoy se lucha por una vacuna para salvar al mundo de la pandemia que nos azota pero sin lugar a dudas esa salvación vendrá dada con condicones. ¿Tendrán todos derecho? “La ciencia sin conciencia es la ruina para el alma” dijo Rebelois y el objetivo de la economía ha de ser mejorar la vida de las personas y no enriquecerse las naciones. Son ellas las que mediante un estado de vida digno harán que las naciones properen. En esas economías dinámicas y flexibles es donde la mayoría de su población caen en el paro o en la pobreza. Esos jóvenes frente a un mundo de indecisión y egoísmo no cabe más que la felicidad de vivir en esos poblados en los que las oportunidades muy pocas veces suelen pasar por ellos y desde los que a veces nos podremos llegar a encontrar la respuesta a muchas incognitas que la universidad no nos muestra.

En el límite del bien y del mal

Destacado

¿Dónde se encuentra? En los tiempos que corren apenas apreciamos lo uno de lo otro. Todos avanzamos al unísono cuando vemos algo o a alguién saltándose la barrera de lo que está bien o está mal. Todos en manada y más de uno de ellos ni tan siquiera sabe a donde les lleva tal marcha. Algo estaremos haciendo mal para que esta sangría de hechos bandálicos, esa violencia desmedida que se ve a diario y donde nadie puede meter un poco de orden, nos está conduciendo a un sendero sin luz. ¿Donde está el bien y dónde está mal? . Se nos escapa ese hilo divisorio en ese revolutun que nos envuelve y nos hace ir como borregos ignorando porqué estamos ahi. En el caldo de cultivo de esta revuelta sociedad en la que todos estamos implicados y en la que muy pocos hacemos caso omiso de lo que sucede se reestructura un ambien social pésimo y tal vez doloroso. Pensamos en las vacaciones y en cambiarnos de coche sin saber que a la vuelta de la esquina está todo por descubrir. A Cristóbal Colón se la tienen jurada y más de uno ya trata de hacer su agosto con las miserias del vecino. ¿Bien o mal? El límite se ha borrado porque los que hoy nos dicen blanco, mañana nos dirán negro. Porque la cueva de Alí Babá está bajo mínimos y aún así se siguen disfrazando verdades como puños. En esta libertad trastocada que nos muestran a diario ya se escriben demasiados desengaños que iremos descubriendo una vez se abran las puertas de este estado de alarma. Rejuvenecer el desarrollo de este país va a ser una tarea de chinos (con perdón).

¿Qué vale la vida sin la vida?

Destacado

Pienso que se trata de una pregunta bastante sencilla. La vida es todo y a veces los hombres nos empecinamos en ir en contra de ella. Hoy la vida se concibe de distinta manera ya que nos hemos acostumbrado a mantener un pulso con ella llegando a los límites. Pero en sí la vida a pesar de ser el principio y el fin de todas las cosas es mucho más veraz y mucho más fuerte que todo. En ella no existen los límites preestablecidos y cuando intentamos pasar la barrera se enciende la luz roja que nos alerta. Aún así nunca seremos capaces de doblegarla pues como bien nos ha demostrado una simple bacteria puede acabar con nosotros. En un mundo espontaneamente perfecto parace que jamás se puede torcer nada de lo establecido y sin embargo somos tan frágiles como lo es ella misma, aún sabiendo que en ella está todo. Por mucho que intentemos crearnos un mundo espantosamente perfecto la vida carece de alambradas y de límites. Donde ella se ecuentre está todo. A veces le damos muy poco valor como lo estamos haciendo. Nos colgamos las reponsabilidades como el arma perfecta para decidir por la vida de otros y cada vez estamos más lejos de nuestra condición como personas. Tenemos que aprender a explorar los límites de lo posible porque se trata del deber de todos aquellos que deseamos un mundo mejor que el que estamos viviendo. Encontrar esos pedazos de nuestra propia integridad que se han ido cayendo en el camino por nuestra falta de atención hacia los demás y hacia nosotros mismos. Trascender dogmas y prejuicios establecidos como señales de fortaleza procurando la segmentación social que ahora más que nunca se espande por el mundo. La vida es lo que realmente tiene que tener cabida en nuestro futuro más inmediato. Cada vez que el hombre se somete a una voluntad extraña es un instante arrancado de su propia vida.

A través de tu verde silencio

Destacado

Escucho la melodía sin normas de tu llamada. Y aún así intento subrayar cada momento de este concierto en verde que sale desde dentro de la tierra. El bosque parece estar dormido y sin embargo tu llamada retumba como altavoces enmedio del latir constante de la tierra. No somos nada ante la magnificencia de tu grandeza y sin embargo a veces intentamos destruirte de una manera miserable. Porque lo mejor de tu música no puede hallarse en las notas. Debe ser como el mundo, que lo abarca todo y nos hace cada vez más pequeños frente a la lejana voz de tu silencio que lo simplifica todo y que a veces estamos tan sordos que perdemos media vida ignorándote. Atándome a ti me hago poseedora de tu mensaje y súbdito de ese reino al que perteneces en su completa y deslumbrante pureza.

La sabiduria de lo ordinario

Destacado

Hemos pasado por alto tantas cosas en la vida que hoy carecemos de archivos de todas esas cosas que de un modo o de otro han sido claves en nuetro crecimiento. Vivimos en una sociedad centrada en resultados rápidos, a corto plazo, sin pararnos ni un ápice a pensar en las consecuencias que eso conlleva. La ignoracia y la represión de la realidad nos hace atrincherarnos en mundos oscuros y sin salidas auténticas ante las evidencias, haciéndonos ciegos frente a esa introspección en nuestro ser más íntimo y veraz. Lo que diariamente se cruza a nuestro lado es pura rutina y muchas veces ni nos damos cuenta de ello. Ahora que ya hemos decubierto que más lo sencillo era lo más importante es necesario no olvidar. Valorando ese aprendizaje que hoy nos resulta enriquecedor y que hasta hace escasos meses apenas muchos ni conocíamos. Y voy a terminar con algo sencillo a la vez que asombrosamente perfecto: “Ver al mundo en un grano de arena, y un paraíso en una flor silvestre. Tener al infinito en la palma de la mano y a la Eternidad en una hora”. (Blake)

Moradores de la ignorancia

Destacado

La celebración del ego en estos tiempos de violencia y desintegración está convirtiendo al hombre en el ser más insignificante ya que por medio de sus actos socava la libertad de las personas por considerarlas distintas. Este sombrío y destructivo materialismo que tiene puestas sus ventosas en la marginación social, el racismo y la xenofobia. Nombrar el racismo es evocar la historia de discriminación y segregación de otros seres humanos por ser diferentes a los blancos. Aludir a la injusticia del sufrimiento creyéndonos superiores. La escuela, aunque se encuentra en el último eslabón de esa jerarquia de estadios en los que se conforman las directrices que alimentan el racismo, es donde se siguen basando dichos fundamentos antisociales pero hay que entenderla como laverdadera manifestación institucional de la educación. Pero aún va más allá de ella porque sin lugar a dudas es la formación de los educandos en las virtudes y en los valores lo que realmente hará crecer al hombre como persona. Pero el Estado es el que tiene la obligación de incluir en su cultura al hombre en su diversidad anteponiendo la dignidad humana en la educación de los educandos. Se dice mucho de los gobiernos que se afanan en ignorar la verdad y siembran la semilla del odio, para ser más exactos los Estados Unidos. La mayor amenaza para el hombre nace de la ignorancia.

Simplicidad

Destacado

Es dificil encontrase con esa línea prolongada en el tiempo y suscrita a los errores de la humanidad sin haber entendido antes que en la simplicidad está todo. El hombre se deja poseer de todo aquello que le deslumbra y lo ciega y a veces es tanto el humo que sube hasta sus ojos que se confunde con lo irreal y en lo que él mismo se cree a pesar de no ser cierto. Estamos hastiados de tanta confuguración barata y recargada que lo que nos ofrece es solamente un estado de satisfacción vacuo e inverosimil. Nada puede llegar a confundir a la persona que en su YO más personal encuentra a ese perfecto desconocido que ni él mismo sabe que existe. En ese estado sin ambición en el cual podemos romper la vasija que nos contiene y hallar ese camino de vuelta donde la clave para encontrar un queilibrio justo en la vida es la simplicidad.

Exactitud

Destacado

En un momento de mi vida escuché que “la grandeza de la vida se encuentra en la espontaneidad de la muerte” y ahora comprendo cada vez más su significado mientras contemplo la vida en su más real y transparente mensaje. Exactitud en todos esos puntos interrelacionados de los instantes, los minutos y también las horas. Ese tejido que no falla porque si en algo lo hace encontraremos la pérdida de la continuidad. Pero cuando la espontaneidad de la vida en todas sus connotaciones descubrimos la incertidumbre de saber a donde vamos, esa vacilación nos hace ir a la deriva como un barco cuando ha perdido su brújula. Creando la imprecisión del caos hasta que nuestra razón comienza a ligarla. Pero mucho más allá de todo espontaneidad se encuentra la exactitud de esa evolución constante y minuciosa de la vida en todas sus manifestaciones. El mar en su mensaje imperecedero nos puntualiza en cada segundo que su vaivén es incesante y su sonido es intransferible. La exacta silueta de la arena negra nos proporciona ese momento de visualización en el que cada elemento se muestra minuciosamente tal y como es. Pero cuando nuestra existencia se torna vacua observamos que el aburrimiento es debilitante y mal sano psicologicamente. El momento preciso se produce en ese instante en el que nos damos cuenta de que al siguiente ya estaremos frente a otra perspectiva con sus posiblidades y sus experiencias. Y como todo lo que termina su ciclo vital mañana ese mar seguirá batiendo sobre nuestros pies diseñando nuevos retos con la exactitud de su mensaje.

Contrareloj

Destacado

Querer correr mucho más que el tiempo es un error imperdonable además peligroso. Hoy queremos controlarlo todo demasiado y quizas por eso nos adelantamos a los mayores fracasos. Pero no siempre actuamos razonablemente y ponemos en peligro a los demás sin ser conscientes de ello. Todo sucede en el momento que tiene que suceder y aqunque no nos guste mucho hay que saber esperar. Tras el confinamiento estamos desesperados por volver a tomar aquella vida que se quedaba un día parada frente a todos y bajo el silencio instaurado de una alarma sanitaria. No sabiamos bien a lo que nos enfretábamos pero debíamos esperar. A traves de los cristales de nuestras ventanas hemos visto pasar las horas, los días y hasta a muchos de nuestros amigos o familiares que se fueron de nuestro lado. Pero en esa carrera contrareloj en la que se intentaba frenar la pandemia y evitar más fallecidos nadie se cuestionaba ese tiempo perdido, esa vida interrumpida o ese proyecto que empezaba a marchar. Esa sí era la carrera del tiempo justificado porque no teniamos otro tiempo mejor para aplazarla. Pero como decía al principio cada tiempo necesita de su tiempo para realizarse. Unas veces el reposo y la revisión de todos esos momentos que deben ir sucediéndose paulatinamente ya que el siguiente no es posible sin el anterior. Somos tan indefensos que ni siquiera podemos hacer un pulso a ese reloj que nos condiciona porque no es nuestro ese paso adelante sino la manera de seguir paso a paso. No hay tiempo sin demora ni tampoco demora sin tiempo.

Ver pasar las horas

Destacado

Desde su lugar favorito nos miraba y al parecer se crecía de estar ahí con el mundo a sus pies. Dias de un mayo ya cansino y con altas temperaturas que nos invitan a un corto paseo sin saltarnos esas limitaciones de espacio. La vida ha cambiado para nosotros aunque algunos no se sientan incluídos en esta familia de los responsables. Cierto es que según la edad se piensa de distinta manera pero ya es hora de acostumabrarse un poquito a la disciplina por el bien de todos. Se abren las puertas y la libre elección de saber que podemos salir y entrar nos hace más felices. Pero ojo al dato que esa libertad que ahora nos guiña el ojo al atrevimiento puede llegar a convertirse en la bruja malvada. Mientras, nuestro amigo sigue tan tranquilo en su balcón en esta tarde de mayo calurosa y donde los bencejos inundan con su vuelo los cielos de Canarias como presagio de ese buen tiempo que ya se avecina. No seamos nosotros los aguafiestas y lo echemos todos a perder.

Pobres de renta per cápita

Destacado

Cada día estamos siendo sometidos a ese panorama tardío en el avance de una nación ante la inmensa pobreza que deambula entre comedores sociales, casas de cogida y algún que otro albergue atentado hasta la bandera. La situación social y económica no pinta del todo bien ya que cada día es más dificil satisfacer las necesidades básicas, ya sean físicas o también psicológicas. Hemos llegado a una cifra desorbitada en paro y desigualdad social pero todoavía no hemos llegado ni a la mitad. Frente a esa pobreza invisibles que nos hace retroceder como país del siglo 21 se está estableciendo en todos los aspectos a la vez que nos va haciendo cada vez más vulnerables. El sentído de responsabilidad se diluyó hace meses entre las confrontaciones de quienes están subidos al caballo de la ineptitud, la controversia y la falta de principios. Ya se cuela por las grietas de las ventanas y de las puertas a modo de “malos tiempos” dejando al desnudo una realidad muy crítica a la vez que alarmante. La pobreza de hoy tiene más nombres que nunca y por desgracia muchas menos excusas para estar tan presente entre nosotros debido a acontecimientos que jamás esperamos y por falta de atención ante las alarmas se ha desbordado. Los pobres de hoy son la consecuencia de nuestras acciones y nuestra dejadez. Por esa falta de compromiso y sobre todo por ese afan de seguir a la grupa de este caballo desbocado e insensible en el que se ha convertido la politica nacional. Menos devaneos y más moral. Más atención y menos trampas y mentiras. Si pudiesemos recopilar tantos y tantos avisos, comentarios y pronósticos confrontados de unos meses atrás otro gallo nos estaría cantando ahora. Lo que queda es esa lucha por la supervivencia que a modo de “mascarilla barata” intenta levatar de las cenizas a un pais cuya pobreza de renta per cápita todavia tiene la esperanza de todo ésto acabará y volveremos a estar como antes. Sin duda alguna la esperanza tiene que ser lo último que perdamos.

Ver la música

Destacado

No basta con oír la música, hay que verla. Si, porque en ella están reporducidas todas las sensaciones que podemos recibir gratuitamente. Hoy en día ya muy poco se concibe desde esa palabra “gratuito”. No entra en nuestra manera de vivir ni tampoco de ser. Todo se hace por algo. Cuando de verdad encontramos a alguién que se nos da voluntariamente nos llegamos a sorprender mucho. La música es la voluptuosidad de nuestra imaginación y podemos llegar mediante su mensaje a los rincones más lejanos y escondidos que existan. Modelando nuestra manera de ser y de sentir las notas de ese pentagrama se nos muestran desde la luz de una rayo de sol, la sombra de un árbol o simplemente el caminar pausado de un caracol. Ese arte que se halla más cercano que ningun otro de las lágrimas y de los recuerdos, que no insinua al ído que sin ella la vida sería un completo error. En la soledad de ese arbusto se escriben los sonidos del tiempo que hizo que creciese. Asimismo la delicada sutileza de sus ramas abanican la sueve brisa del entorno proporcionandonos placided y éxtasis que no corresponden a nigún teorema ni a ninguna fórmula química. Y aunque si la haya su extrema belleza solapa esa búsqueda de sentído donde ese sentido se extingue por si solo. Contemplar sin reparar en definiciones es lo que la musica nos trasmite a la vez que nos revela en su sonoro silencio. Dando nombre a lo inombrarble y comunicandonos lo desconocido.