Decisisones

Imagen

La vida se compone de decisiones. Sin ellas no podríamos da un paso adelante porque todo nos sería impuesto y condicionados. Pero a veces las decisiones nos cuestan, se nos resisten. Es entonces cuando esa verdadera razón de ser ha de tomar impulso y manifestarse. En otras ocasiones nuestras decisiones nos hacen vivir una mala pasada, pero no por eso hay que desmerecer nuestra voluntasd a la hora de dar el paso. Seguro que otro día no volveremos a caer en lo mismo. Hay que tropezar para descubrir donde están los fallos. A través de la historia la toma de decisiones correctas ha sido como el timón del velero que conduce al mundo. Pero es cierto tambien que aunque hayamos salido con buen tiempo las borrascas se pueden presentar en cualquien momento y forma. A través del camino marcado encontraremos la salida por dura que sea la travesía.

Dudas

Imagen

Las dudas son inseguridades que a veces nos creamos nosotros mismos. Existen situaciones en las que una toma de decisión nos condiciona y no nos atrevemos a expresarnos correctamente por ese miedo a fallar. Esa incertitudmbre ante una verdad o una falsedad, entre dos decisiones o dos juicios no es facil. Firmeza y seguridad poniendo nuestra mayor reflexión podría ser un ingrediente que nos ayudase.

Museos al aire libre

Imagen

La creatividad y la ilusión no se compran, se llevan en el carácter. Cualquier siti es bueno para demostrar que todo es posible a la hora de darle nueva vida. Tantos solares vacíos que solo acumulan basura y cuantas cosas se podrían hacer en ellos. El arte no tiene condición por eso todo aquel que sienta un poco más allá de lo que ve cada día es capaz de crear.

Serenidad

Imagen

Estamos frente a una decisión muy importante que a todos nos atañe y en la que todos estamos comprometidos. El futuro de la nación se la juega a escasas horas y todavia nos sentimos engañados por las actuaciones de nuestros representantes en alnteriores comicios. Aún así hemos de ser conscientes de nuestra decisión y tener serenidad a la hora de decidir. Que no se nos compre con caramelos envenenados porque tiempre harán de nosotros las marionetas de sus antojos. Hemos presenciado debates y a cual más irrelevante porque solamente se han estado sacando trapos sucios de la bolsa y jamás se ha escuchado un ápice de amar a España como ellos dicen hacerlo. Como si se tratase de la organización de un evento (boda, bautizo o graduación) se han ido vendiendo esas ideas personales que solamente son buenas para ellos, pero no para los demás. La época de los santos ya está lejana. Hoy es mejor hacer bien las cosas para no tener que avergonzarnos. Serenidad a la hora de elegir. A veces al lobo lo pintan más malo de lo que es.

El alto vuelo de la mirada

Imagen

Con el mundo a sus pies cualquiera puede  volar y encontrarse con esos paisajes no vividos que durante mucho tiempo hemos ido albergando en nuestro archivo. Si, en ese lugar donde todo cabe y donde nada queda excluido por muy insignificante que nos parezca. La vida a veces es como ese columpio atado a la rama de un árbol donde nuestra infancia creó los más bellos lienzos y también desde donde nos subimos para observar cuanto nos falta aún para conseguirlos. El destino mezcla las cartas y nosotros las jugamos. Siempre estamos jugando, y aunque veces estamos lo estemos  pasando mal debemos de poner esa chispa de juego en ello. Porque  la vida se compone de eso, de saber jugar en cada instante, con sus temores y sus contradicciones y nada se escapa de lo que realmente somos capaces de lograr. En la tumba de los matices de la existencia es donde crecen los laureles de las victorias. Por debajo de nuestros pies existen esos mundos que de cerca no divisamos pero que son los cimientos de nuestro crecimiento. Para que surja lo posible hay que intentar las veces que sean lo imposible, de lo contrario habremos perdido la batalla más importante de encontrarnos esos paisajes no vividos que conforman nuestro crecimiento y nuestra libertad.

 

GUIÑOS

Imagen

P1000623.JPG

Foto; Jardines del Palacio de Pedralbes, Barcelona

Aunque nos parezca mentira en ocasiones deseamos volver a ese lugar donde por un rato fuimos felices. Tal vez se nos venga a bajo todo el entramado del descubrimiento de ese rincón que pasó por nuestras vidas casi de puntillas. Muchas veces lo recordamos pero no hacemos el más mínimos movimiento para volver. Frente a la dama de la fuente estoy yo contemplando la horizontalidad de ese momento y su entorno silencioso. Bajo mis pies la tierra amarillenta de un parque, de un jardín cuyo recuerdo es ya muchas historias pasadas. El estanque permanece inmóvil en su sana paciencia y yo nuevamente me doy cuenta de que, por muy insignificante que parezca, guarda la esbeltez de un tiempo que  ya descansa en los peldaños de la historia.