Una muñeca con corazón

Anita

Anita ha sobrevivido al paso del tiempo./HANAH VALENTÍN.

Esta es Anita, la muñeca que un día mi abuela me dejó. Había vivido muchos años junto a ella y sus hermanos pero aún está con nosotros. Ha conocido generaciones y ha sido acunada por los brazos de muchas niñas. A través de sus hermosos ojos azules nos ha visto crecer y aprender. Hoy disfruta de un sillón para ella sola, recibe nuestros cuidados y mimos y por los años que tiene es especial por su excelencia.

Anuncios

Una casa de ensueño

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De las manos de una artesana tinerfeña singular nacieron estos sueños retenidos en el tiempo. A pesar de los años transcurridos el color no falta en sus ilusiones y la fantasía y minuciosidad de sus trabajos re recopilan en una casa llena de risas, fotos, cuadros y recuerdos, muchos recuerdos. De un armario de cocina nació en el año 1999 esta preciosa casa de muñecas donde sus habitantes  acompañan sus horas y sus días. Desde distintos lugares de España llegaron hasta sus manos muñecas centenarias enfermas, desnudas y triste. Con su hábil caricia le ha ido devolviendo una nueva vida. No hay nada más bello en el mundo que tener un corazón siempre abierto a la sabia inocencia de las cosas sencillas. Sin recodos y sin muecas, tal y como son porque de los más descuidado se puede llegar a formar algo extraordinario. Las estancias de esa bonita casa de muñecas duermen tras las ventanas y aún así nos contagian de esa hermosura transparencia de lo natural. Casa diseñada y realizada por María Teresa Ll. R.

Reportaje gráfico de Hanah Valentín.