Cortinas de humo

Destacado

Al final todo se queda en eso, en humo. Como si ahora nos diéramos cuenta de ello pero ya va para un buen rato que la actitud de muchos solamente busca construir pedestales más altos donde colocarse. ¿Sabemos hasta dónde llega la desfachatez?. Llega únicamente hasta donde dejemos que llegue y por consiguiente no somos los más apropiados para dar consejos o emitir veredictos. Tras el humo podríamos esconder todos o casi todo. Lo que sucede es que el humo se deshace y la realidad aparece de nuevo con las consecuencias. El hombre es el verdadero causante de todo cuanto acontece porque no ha sabido ser humilde ni tampoco ser juicioso. Hoy todos nos lamentamos de la situación mundial y todavia no hemos sido capaces de cambiar nuestra manera de ser. Quienes resuelven sus propósitos con una actitud vejante y distorsionada donde los principios sólo se esbozan para lograr un fin nada hemos hecho. Querer ser marqués no significa serlo, aunque nos pongamos al asunto. Lo mismo sucede cuando se intenta desvirtuar la realidad y la cultura por la sola razón de buscar tres pies al gato y sin saber muy bien quien es el gato. La ignorancia de creer ser alguien no nos da la razón de estar haciendo lo correcto, únicamente nos desdibuja lo poco que todavía nos puede quedar en el intento.

Matriarcado

Destacado

El matriarcado es el tipo de sociedad en el cual las mujeres tienen un rol central de liderazgo político. Para entender al hombre hay que mirar a otros espacios que llevan millones de años enfrentándose a los mismos problemas y han ido solucionándolos bastante bien. Los mamuts extinguidos hace ya más de 5.000 años se organizaban en matriarcados. Las hemabras permanecían en la manada hasta su muerte mientras que los machos se movían por distintos grupos para procrear. Mammuthus, desde el día que nacen hasta el día de su muerte tienen un diario grabado en sus colmillos. Un animal que hizo un viaje de 28 años durante toda su vida, igual que si hubiera dado la vuelta a la tierra dos veces. Pero el animal que es un símbolo para la naturaleza es sin lugar a dudas el elefante. Saben a la perfección quienes son ellos y quienes somos nosotros. Una lección de vida que la humanidad tiene pendiente con ella misma.

“Una maravillosa jugada”

Destacado

¿Quién le iba a decir a España que iba a ser la abanderada en éste conflicto?. Si nos paramos a pensar muchos ya nos esperábamos una decisión así por cómo anda el percal. Otros sin embargo no dicen ni una cosa ni la otra. Como siempre el síndrome plebeyo que tanto nos caracteriza. De no querer saber nada tí a hacer negocios juntos es lo que hemos visto a escasas horas de que los dos presidentes, Biden y Sánchez, se hicieran una llamadita. La jugada es perfecta y si queremos que todos queden contentos con nosotros hablamos con la ministra Robles y ésta tiende el puente para que no se monte el Belén. Todo con tal de salvar lo poco que queda por salvar de esta España a merced de las olas y también de las alas de aquellos que quieren luchar contra el cambio climático y en lugar de coger el tren prefieren desplazarse en avión. Un saco repleto de sinsentídos y de malas prácticas y que ya no nos respeta casi nadie. ¿Hasta cuándo tendrá España que recibir y repartir a tanta gente que por tierra, mar y aire, se han empeñado en que nuestro país es el mejor? Sin lugar a dudas ésto va para largo ya que en Canarias suma y sigue con las llegadas de pateras desde hace bastante tiempo y la solución aún está por llegar. Todo hace presagiar que vamos a tener para rato momentos como estos en los que España siempre está abierta para todos pero condenada al hundimiento para las propios españoles. Una maravillosa jugada que apenas nos hemos dado cuenta de ella y sin embargo yo me pregunto: ¿dónde está el resto de Europa? Como siempre reinará el silencio y las grandes potencias se coronarán con laureles.

Superior e inferior

Destacado

La sociedad actual siempre está estableciendo niveles sin tener demasiado en cuenta lo que hay de cierto en cada uno de ellos. Esos valores agregados a las caracteríasticas físicas y psíquicas tangibles que cada vez van ocasionando distancia entre las personas, los pueblos y sobre todo entre los condicionamientos que se engarzan para la proliferación de monopolios políticos, sociedades diversas y estructuras destructivas con la condición de poder por encima de todo. ¿Pero quién debe estar arriba y quién abajo en esta comunidad denominada mundo civilizado y sin embargo son muy pocos los que están perfectamente preparados para establecer dicha fracción?. Todos esos conceptos abstractos que se manifiestan en las cualidades y las actitudes que desarrollamos muchas veces sin pies ni cabeza. Gustamos de considerar todo aquello que viene de fuera como algo mejor y sin embargo no somos capaces de pronunciarnos a nuestro favor, haciéndonos cómplices peligrosos de todo aquello que nos condiciona y nos arrincona. Superior no significa ser mejor. Únicamente se trata de la guia mediante la cual debemos procurar una mejor predisposición y la garantía de ir todos al unísono. En cambio inferiror tiene todas las papeletas para formalizar tales decisiones. Comprometer a quienes nos dirigen y cuestionar todo aquello que no vemos justificado. Nunguno de los dos puede existir sin el otro. ¿Cómo no somos capaces de verlo? Y seguimos alejándonos cada vez más de esa “cordura” que no nos lleva a buen puerto. Nos gusta ser vulnerables. Nos gusta sufrir. Condición humana que no comparto.

La vida no tiene respuesta

Destacado

Orquídea devuelta a la vida

La voluntad de vivir es la esencia íntima de la naturaleza. Pero la vida del hombre fluye incesante entre el querer y el alcanzar por lo que pasamos de tantas cosas que nos estamos volviendo muy pobres en conocimiento y en sentir. La belleza de las cosas es nuestros mundo. Ni el tuyo ni tampoco el mío. Siempre estamos demasiado ocupados y nos valemos de esos medios de escape para poder llegar a todo aquello que nos deslumbra, nos enriquece y a la vez nos hace mucho más vulnerables. Pero la belleza de la vida va mucho más allá de todo eso. Cuando desaparecen los problemas cotidianos a los que tanto nos gusta aferrarnos y conseguimos llegar a formar parte de ella es entonces cuando logramos ese bienestar haciéndonos más sensibles y más inteligentes. La belleza no tiene nada que ver con el placer y comprenderla solo requiere tener una mente sencilla. Sin objetivo ni experiencia sino con la sensación de abarcar un espacio inmenso donde todo está en su lugar. Cuando llegamos a formar parte de ese todo observamos la vida tal y como es. Sin respuesta. Solo vida. Esculpida en ella observamos esa fascinante soledad intacta que no precisa de nada más.

Mirar al cielo

Destacado

Nuestra relación con la naturaleza no ha sido cerrecta. ¿Cuántas veces hemos levantado la mirada y observamos esa colcha de punto luminosos que cada noche se despliega sobre nuestras cabezas? La sensación de que nuestra mente está completamente vacía atrapando en ella el silencio de esa obra maravillosa que es el cosmos. Hemos de hacerlo muchas veces y cada día descubriremos nuevos destellos y nos sentiremos más cercanos a ese espacio al que solamente se puede acceder con una mente vacía y una visión muy amplia. Lo demás todo está dicho. Esta noche de agosto se abrirá de nuevo el escenario para esta obra llamada Perseidas y a pesar de suceder cada año siempre es inédita a los ojos del hombre. Aprovechémos y aunque solo sea una vez, miremos al cielo.

Un lugar llamado mundo

Destacado

El clásico y viejo continente europeo vive adormecido por sus implicaciones sociales, laborales y económicas que sin lugar a dudas y no a muy largo plazo, crearán espacios vacios que serán pasto de las grandes potencias externas. El bucólico continente tarda en reaccionar frente a la estrategia de los monopolios que lideran los países donde la geopolítica es ya una asignatura cum-laude. Depender de otros está ya a la vuelta de la esquina y mientras nos entretenemos en cuestiones banales el terreno se acorta y las soluciones caducan. Los enfrentamientos a nivel mundial de los estados son ya la carta de presentación de la actual situación que vive el planeta y que nos aboca irrepediablemente a tener que depender de otros. Los poderes políticos son ya las munuciones utilizadas para lograr dichos fines. Se antepone todo a las cuestiones de poder mientras la humanidad camina por espacios sin sombra y desprovista planes de recuperación. Los países pobres se hacen más pobres y dependientes mientras que el derroche y la fantasía amoral de muchos estados hinca las uñas en la vulnerabilidad de pueblo. Hoy ya no se siente como antes, con el corazón, ni tampoco se procura escuchar a quien necesita ser oído. Pero tampoco se implican en desmantelar esta fortaleza que se ha ido creado con el fin de desmembrar a los pueblos, dividir a las personas y engendrar el caótico mundo que poco a poco se nos va engullendo a todos. Tarde sería si todavía no nos hemos dado cuenta del pronóstico que tenemos frente a nuestros ojos. Siempre hay que dejar esa ventana abierta con un hilo de luz para poder ver el otro lado de la misma.

Avanzar

Destacado

Lo mismo que el velero que no detiene su rumbo frente a un sol cansino de agosto. Cuando las fuerzas no responden y la conciencia nos condiciona haciéndonos confundir todo lo que hemos soñado hay que avanzar. El rumbo de esa carta de ruta es primordial para traspasar penurias y contraindicaciones. Para creer en que lo vamos a conseguir. No caben reproches ni tampoco manipulaciones solamente con la certeza de que es el camino verdadero. El guiño del sol puede hacernos cambiar muchas veces de pensamiento pero quizás lo más apropieado es saber si realmente miramos bien en esa dirección, o por el contrario nos escondemos de aquello que con su estela de luz no queremos ver. Avanzar sin mirar atrás y saber cuado hay que tensar los mástiles de ese velero que poco a poco nos ha de llevar a buen puerto.

Fresca impaciencia

Destacado

El agua procura ofrecernos esa fresca impaciencia que expande por nuestro rostro, por nuestras manos o simplemente a través de la cristalina mirada de sus espumas. Saltos de blanca paciencia que con mucha precisión elevan su esencia a lo más alto, a lo más inalcanzable pero que sin lugar a dudas se convierte el sabia doctrina. El estrépitoso ruido que inunda todo su enclave hace que sintamos en nuestra piel el sonar de su magnitud y el beso de su frescura.

Verano en rojo

Destacado

Cada vez los bosques tropicales absorben menos CO2. Se encuentran en mínimos y muchos hay que se preguntan qué hemos hechos mal. Siendo el pulmón del planeta nos acercan cada vez más al desastre. Las áreas que absorben más carbono del que emiten se denominan sumideros de carbono. Las plantas también lo emiten pero debido a los incendios éstas se asfixian y se descomponen y todo ello debido a la deforestación a gran escala originada por el cambio climático. No hay un sólo culpable, lo somos todos. Los incendios son los causantes de que muchas de esas reservas verdes se vean amenazadas dando a la humanidad el pasaje hacia una desertización que solamente nos condenará a más pandemias, grandes desiertos, hambre y desolación. En este verano del 2021 estamos siendo los invitados de honor de este documento natural y verídico de lo que hemos creado y hacia donde nos dirigimos. Signos del fracaso del hombre frente a él mismo porque en la vida del planta se contempla todo aquello que poseemos para seguir viviendo. Demasiados compromisos sin cumplir y de intereses económicos, sociales y humanos que a larga nos van trasladando a una isla solitaria donde aquellos buenos propósitos se desvanecieron y donde muchos de los lugares del planeta se nos antojan ya desconocidos. Este verano en rojo tiene muchos matices de esa nueva existencia hacia la que vamos a pesar de nuestro negativismo. El rechazo hacia nuestra misma raza pone en peligro al hombre como tal en un mundo que es de todos. ¿Será la humanidad capaz de superar la sabiduría de los pueblos, esas culturas milenarias que nos han puesto donde estamos? Prefiero reservarme mi opinión.

Horizonte

Destacado

Qué lejos se nos antoja el horizonte cuando miramos al mar. Enl la horizontalidad de sus destellos van escritas tantas cosas que si intentásemos abarcalas todas nos confundiríamos mucho más. ¿Cuál es nuestra ilusión cuando nos ponemos a mirar esa línea sin pensar en nada más? A modo de meditación consciente nos sumergimos en su entramado y nos volvemos junto a él más vulnerables porque sobre el mar no está todo dicho. Mientras la torre vigía observa, otros sin embargo intentan confeccionar a su gusto el capricho o la fantasía. Pero ese horizonte azul que nos ciega, que nos emborracha y hasta nos da sus toques de atención sigue impasible esperando nuestras reacciones. Y el futuro se escribe sobre él porque nada se cuestiona. El horizonte, ese espejo frente al cual nuestra existencia va pasando y por mucho que suban las mareas siempre estará esa mar el calma que nos haga profundizar en nuestras extrañas valorando lo que somos y hacia donde nos dirigimos. Los barcos, al llegar a ese punto azul que separa el cielo de la tierra seguirán navengando. De igual manera que el hombre irá proyectándose en cada etapa de su vida. Estamos a su merced y solamente con su referencia sabremos encontrar nuestro destino.

Susurros

Destacado

La tierra nos habla y aunque no reconozcamos su lenguaje siempre ha sido así. Nos vanagloramos de saber tanto y qué poco sabemos de ese mundo al que pertenecemos. Tierra, desde donde nace todo y hacia donde nos dirigimos cuando nuestros días se acaban. Se toma muy a la ligera ese entramado que desde su centro nos sacude y nos condiciona. Con la gama de colores que la caracteriza se ve reflejado su diccionario natural que nos cuesta mucho descifrar. Cuánta riqueza y pulcritud se asoma a cada una de sus grietas y la sabia disciplina de su eco multidistante que nos responde cuando estamos cerca de ella. Las cuevas son como las grutas del tiempo que han ido perpetrando su simbología y su mensaje. Desde que el hombre es hombre son muchos los hallazgos que sin lugar a dudas nos han hecho comprender la profundidad de la vida. Y a veces nos hemos sentido atrapados por su misterio, cosa que nos hará recrearnos más en su belleza. Otras sin embargo carecemos de sentído y de admiración por sus susurros, su olor y su naturaleza. Las ventanas de la tierra están abiertas siempre, lo único que hemos de hacer es respetar esa esa intimidad que subyace dentro de ellas y considerarlas como parte de nosotros.