Antes

Destacado

Antes exisitió un aroma de mar que aún recuerdo. Pero ese mar es quizás el mismo que balanceó muchas de mis ilusiones. Ahora mis ilusiones no son las mismas de aquellas tardes en la bahía porque todo aquello cambió de pintor. La blanca y espesa espuma de ese mar todavía me sorprende cuando el mes de julio interpreta muchas de mis fantasías aunque desde muy lejano me hacía cómplice de su danza y hermana de sus juegos. Antes, cuando todo se nos revelaba de manera transparente abrazábamos al mes de julio con devoción. Explendor de sus mañanas y tardes de paseo que se avecinaban a un verano bien distinto a los de hoy. La sal que todavía siento en mis manos transporta mi mente al chapoteo de mis sandalias de goma sobre la arena de la playa. A sentir el roce cálido sobre mi cara de la brisa y a buscar ese encuentro con aquellos que más has querido. Antes había más fantasía y mucha más ilusión que nos hacia ir de prisa hacia ese mar, esa montaña o simplemente una tarde en el parque comiendo helados.Hoy la vista se expande frente a la bahía y a veces creo revivir pinceladas de aquellos momentos. Respira, siente y más que nunca sueña porque es lo verdaderamente importante y que no caduca con el tiempo.

Crisis de valores

Destacado

Nos encontramos frente a una crisis de valores sin precedentes donde la vida vale bien poco y el egoísmo se nutre de hacer víctimas a quienes menos tienen. Todo vale por el poder y la sumisión de los pueblos y de todo aquello que necesitamos destrozar para atesorarlo. Una crisis de valores no es una ausencia de los mismos sino una falta de orientación de cómo afrontar la realidad y el futuro y con qué valores hacerlo. El ser humano espera todo de la sociedad, quedando fuera el esfuerzo personal, y todo aquello que la sociedad misma genera no son valores universales y positivos sino un enorme vacío existencial. Siempre se ha aprovechado la parte positiva de las crisis porque de ellas surgen nuevas oportunidades de cambio, de progreso y sobre todo de reconocer todo aquello que uno quiere, siente o está dispuesto a arriesgar. Un saber situarse en el mundo y no a costa de él porque estaríamos como al principio, carentes de todo estímulo frente a nuevas posibilidades. Los imperativos morales podrían ser nuestro acicate a la hora de emprender nuevos proyectos ya que el imperativo es un fin en sí mismo y no un medio para logar algo determinado. Crear cordones de aislamiento hacia quienes están aislados por razones de guerra, hambre, enfermedad no tiene cabida en esta misión. El imperativo moral es aquel que una persona se impone voluntariamente para llegar a mirar al mundo como una cuestión de prioridad inmetidiata y no espera a que nadie justifique la inacción.

Sintonía y tradición

Destacado

La Villa de la Orotava está de fiesta. La tradición inunda sus calles y la sintonía de su esencia la hace ser una vez más singular. Las costumbres hacen a los pueblos y sus gentes son los encargados de preservarlas para siempre. Un pueblo sin tradición ni costumbres es un pueblo muerto ya que toda su riqueza se ha ido destruyendo paulatinamente y sus gentes distan ya a kilómetros de distancia. Se habla mucho de la España vaciada y somos nosotros los que las estamos dejando así. El dinero y la inversión se destina a los grandes, que como feroces fieras hambrientas tratan de ahogar a esos pueblos que han sido, son y seguirán siendo la cuna de las civilizaciones. Nos estamos quedando sin ellos y es ahora cuando algunas miradas se vuelven atrás. Las grandes ciudades son como laberintos dónde parece que todos caben y sin embargo no hay lugar para tantos. ¿Qué será de ellos? Cuándo el poder adquisitivo de muchos merme de tal manera que deseen reconstruir un pasado ya extinguido y en el que solamente duermen los recuerdos ya nada será igual.

Ayer celebramos la fiesta y contemplamos sus casas engalanadas para la romería y el baile de magos. Sus fachadas lucen entre el colorido de sus cintas, sus capas de maga, los cestos de la comida y la ilusión contenida hasta que las carretas serpenteen por sus calles con la sintonía de las canciones y el encuentro de los amigos. Mirar atrás es bonito cuándo se ha conservado el legado de una tradición que lucha por no borrar la huella quienes la hacen posible; el pueblo.

El bosque sentido

Destacado

Sentir el bosque no es tarea fácil ya que no todos estamos preparados para ello. Existen infinitas maneras de encontrar esos caminos que nos invitan a su decubrimiento pero algunos de ellos no serán los verdaderos. Hemos escuchado a lo largo de nuestras vidas historias maravillosas de bosques. Unos encantados otros por el contario no, pero siempre podemos hacernos la pregunta ¿qué mistero encierra cada uno de ellos? Nunca lo sabremos entramos en él sin respero y sin esacucha. Haciéndo de cada uno de nuestros pasos una victoria y creyendo que allí podemos ser los dueños y señores. Nada más erróneo y que por desgracia los humanos lo llevamos siempre a cabo. Cuántas veces encontramos basuras en ellos y se nos ponen los pelos de punta sólo de pensar de que alguién como nosotros es tan ruín. El bosque sentído siempre espera nuestra visita para convertirse en nuestro anfitrión más exquisito proporcionándonos sus mejores paisajes, sus rincones favoritos o su frescura incesante. Sentir es la más bella expresión de lo humano y hacerse cómplice con ella siempre nos va a procurar esa experiencia que no necesita de palabras porque en cada uno de sus sonidos está el conjunto de toda esa maravilla.

El callado lenguaje de las sombras

Destacado

¿Qué hay detrás de ellas? Nos sorpreden y también nos hacen ser temerosos porque no les vemos realmente la cara. Mucho más allá de todo ello encontramos su mensaje. A veces atronador y otras sin embargo cálido y conciso. ¿Pero cuál es realmente su lenguaje? Si nos paramos a contemplarlas con actitud positiva seguro que encontraremos su verdadero significado. Desde el silencio y la oscuridad podemos conciliar esa apertura hacia la verdad sin apenas darnos cuenta. Porque el silencio habla y las sombras también a pesar de presentarse en forma de misterio. La sombra de un mar casi sin luz se estremece cuando el sol se abre paso entre las nubes para hacernos notar su presencia. Abajo el profundo océano gana batallas a la luz envuelto en su sombra gris. Todo acontece en un momento porque el recorrido está a punto de finalizar y los ojos de ese cielo cerrarán sus párpados a la noche. No hay miedo sólo quietud y prudencia para no despertar ese embrujo que se ha adueñado de la tarde en el norte de la isla, bajo mi ojo avizor.

Sensación de estar vivo

Destacado

Hoy nos podemos sorprender de muy poco y aún así siempre existe esa interrogante que nos incita a buscar mucho más allá de lo que está a nuestro alcance. Mirra, esa sustancia pegagosa de algunas plantas que tiene un olor muy agradable y se utiliza para hacer ferfumes.Cuando el aroma de algunas cosas llega a penetrar nuestos sentídos viajamos en el tiempo y nos confundimos con él. Igual que la existencia, la vida misma es esencia y es perfume. Es concentración y también legado porque en cada uno de ellos está el sello de su singularidad. Cada persona tiene un perfume innato y cada secuencia de la vida también lo lleva impuesto. Recordar y saborear es condición humana porque el hombre se enriquece de todo lo que está a nuestro alcance y sin embargo lo percibimos en la distancia. Los aromas son como las teclas de un piano inmenso que llegan hasta los sentídos más profundos y que a través de ellos reivindicamos nuestra sensación de estar vivos.

Recurrente

Destacado

Recurrente es la manera de pensar de aquellos que sin tener los pies en el suelo intentan hacer encaje de bolillos para salir de las contiendas más inesperadas. Pero esta manera de actuar reivinca que el «homo sapiens» está creándose un entorno en el cuál ya nada le afecta. Nos acostumbramos, eso sí, a las situaciones más difíciles pero no sabemos plantar cara frente a los altibajos de cada una de nuestras actuaciones. A un lado lo rual que se está poniendo muy de moda frente al caos mundial que ya viene arrollando todo a su paso. ¿Quién nos diría que a estas alturas nos iba a importar otra vez sacar a las vacas a pastar, plantar hectáreas de campos de girasoles o de colza y si vamos un poco apurados hasta dedicarnos al reciclaje sin fin de todo aquello que almacenamos en nuestras casas y ahora nos puede sacar de algún apuro económico? Nunca se sabe lo que nos vamos a encontrar en esta vida. Ya lo decía la mamá de Forest Gump: «La vida es como una caja de bombones, nunca sabemos cuál nos va a tocar». Ahora necesitamos sin duda ser recurrentes y no perder la cabeza. Lo demás ya viene por añadidura. Habrá que concienciernos y ser un poquito más decisivos a la hora de elegir porque no es oro todo lo que reluce y menos todavía a sabiendas de que los que nos engañan nunca serán capaces de lidiar con el rebaño.